DIÓCESIS DE BARAHONA CELEBRA CONGRESO EUCARÍSTICO

 

b_150_100_16777215_00_images_IMG_9623.JPG

 Por: Luis Darío Peña.

 

31 de mayo de 2018. Es la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Todo un pueblo se avalancha a celebrar y a compartir su fe en Común Unión con Jesús Eucaristía y con todos los hermanos, en el Gran Congreso Eucarístico celebrado en la Diócesis de Barahona.

 

Delegaciones de las 24 parroquias que integran esa Iglesia Local, más de mil 200 fieles, se dieron cita en la Villa Olímpica, para compartir su fe en torno a Jesús Sacramentado.

b_150_100_16777215_00_images_34031941_2098295223781464_6842126178065580032_n.jpg

 

La procesión Eucarística partió de la Plazoleta Duarte, frente al Obispado, a las 8 de la mañana. La carrosa llevaba la custodia adornada con bellas flores, los ángeles parecían bajar para unirse a las voces del coro, hasta el polideportivo donde tuvo lugar el magno evento, presidido por monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, obispo de Barahona.

 

Llegados al lugar, se seguían escuchando cantos de alabanza y adoración a Jesús Eucaristía, expuesto para todos en la Custodia Santa. Este fue un momento muy emocionante…

 

Seguido de esa hora de adoración, el P. Ramón Cabrera, de la orden Redentorista y párroco de Paraíso, Santuario de la Virgen de la Altagracia, expuso sobre el Sacramento de la Eucaristía y lo hizo en forma llana y sencilla, desarrollando la siguiente tesis:

 

“La Eucaristía, fuente de Comunión y Compromiso Cristiano, misterio inagotable, regalo de Dios, Jesús que se nos da para la vida eterna.”

 

La Eucaristía es un sacramento, signo sensible y eficaz, instituido por Cristo para conferir la gracia, como signo expresa una realidad más profunda que se hace digerible con el lenguaje de la Iglesia, que lo pone al alcance de nuestros sentidos, permitiéndonos ver, tocar y sumergirnos en Él. En Cristo, que cumple lo que promete.

 

En ese sentido, el P. Ramón recuerda a los cristianos que, al comulgar a Cristo, se debe comunicar y compartir con los demás en la comunidad y fuera de ella, porque de no hacerlo, los cristianos se parecerían a una mujer embarazada que nunca da a luz. Si no se le practica una cesárea, pueden morir ella y la criatura…

 

El congreso Eucarístico Diocesano contó con la participación artística de los jóvenes y adolescentes de Vicente, Noble, Barahona y otras comunidades.

 

b_150_100_16777215_00_images_IMG_9783.JPG

Monseñor presidió la eucaristía, acompañado de los sacerdotes, diáconos y seminaristas. Inició la Homilía dando gracias por la organización de la actividad. Mostró gesto de gratitud a los nuevos ministros y ministras de la Comunión instituidos en esa celebración, por decir sí a ese servicio tan importante en la iglesia, que consiste en llevar el Cuerpo de Cristo a los enfermos.

 

Felicitó a los párrocos y sus comunidades por la preparación y realización de los congresos parroquiales, respondiendo a la convocatoria del Episcopado Dominicano, en ocasión de los 525 años de la primera Misa en América, celebrada en La Isabela. Los animó a seguir trabajando sin descanso por la construcción del Reino, en esa Iglesia peregrina del sur.

 

El prelado católico afirmó que los alimentados por la Eucaristía siempre están fuertes, vitaminados, listos para recorrer el camino con Jesús y hacia Jesús, como los discípulos de Emaús, dispuestos a entregarse por los demás y a trabajar en la Iglesia, empujados por ese ardor y fuego interior, pero ahora más consientes, menos confundidos, con la luz de la fe, dialogamos con el Señor en el hoy de sus vidas.

 

“La Eucaristía, más que los demás sacramentos (…), favorece nuestra unión con Cristo. Por buenos motivos, uno de los nombres con los que es conocida la Eucaristía es: Santa Comunión, porque entramos en esa comunión con Él y con los hermanos.”

 

En su ponderación, el obispo de Barahona nos recuerda que existen miedos, ilusiones y esperanzas, entre otras cosas que se deben poner en un plano de intimidad con Jesús, quien conoce todo del ser humano y que sólo hace falta conectar con Él, Pan Partido que se rompe por todos y que desinstala las estructuras de pecado, los estilos de vida basados en mentiras y ambigüedades, rompe estatus y mentalidades, tradiciones, modos religiosos, templos y el orden social injusto en que viven el hombre y la mujer de hoy.

 

Romero Cárdenas motivo a toda la Diócesis a seguir a Jesús Pan Partido, que los invita a todos y todas a romper con las estructuras de pecado por las que Él vino a morir.

 

El Gran Congreso Eucarístico de la Diócesis de Barahona, contó con la animación de los sacerdotes Ángel Cuevas, el coro de su parroquia (Neyba) y el P. Almonte, párroco de Cristo Rey en Barahona.

 

Al final del evento, los fieles compartieron alegres y como hermanos, los alimentos que llevaron.

 

 

 

 

 

   

   

 

   

   

#fc3424 #5835a1 #1975f2 #b487c5 #af8cb4 #3ac3c6